Diana ***


Conviértete en alarido

Debut en el largo de ficción de Alejo Moreno, redactor del programa Días De Cine de La2 de TVE, Diana se presenta como una propuesta de bajísimo presupuesto, casi amateur, sobre el encuentro entre un joven empresario de éxito y una misteriosa escort de lujo.

Ana Rujas interpreta de manera brillante a Sofía (diosa griega de la sabiduría), o Ela, de Manuela (Hela, diosa nórdica de la muerte), según esté de servicio o no, una enigmática y ambiciosa prostituta con un tatuaje en el que se puede leer “Diana” (diosa romana de la caza). Por su parte Jorge Roldán se mete en la piel de Jano (nombre del dios romano de las dos caras), el emprendedor que se obsesiona con Sofía (¿o Diana?) en un juego de identidades y de espejos. Sofía tiene elementos de las tres diosas, pero sobre todo trata de deshacerse de sus demonios personales a través de la seducción y la liberación completa. Jano, el de las dos caras, el doctor Jeckyll y Mr. Hyde, mantiene una lucha interna moral. El camino de ambos de entrelaza y se define en un baile de máscaras, con una permanente sensación de suspense y un ambiente esotérico que bebe de “Las Tres Madres” de Argento, de rituales ocultistas y sectas olvidadas.

Sin embargo, la parte final desemboca en una denuncia de la crisis financiera demasiado remarcada y anticlimática, que no le hace ningún favor a todo lo construído anteriormente. En todo caso, un debut a tener muy en cuenta que comienza con esta certera cita del siempre interesante José Val del Omar:

¿No sientes el caos de la opresión social organizada,
la lógica de la injusticia absoluta?
Conviértete en alarido.


Fran Chico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.