THE CRUCIFIXION **

Poseída por los tópicos

El director francés Xavier Gens aparece en la cartelera por segunda semana consecutiva (acaba de estrenar la adaptación de La piel fría) y… segunda vez consecutiva que defrauda. Esta vez con una película que, a priori, pega más con su estilo. The crucifixion relata, basada en “hechos reales”, la investigación de una periodista americana sobre la muerte de una monja durante un exorcismo, practicado sin permiso de la Iglesia en una zona rural de Rumanía. Al igual que ocurría con El exorcismo de Emily Rose (Scott Derrickson, 2005),  en The Crucifixion el personaje principal (Sophie Cookson) no es más que una excusa para ir hilando los flashbacks de lo ocurrido (y para que los pueblerinos rumanos hablen en inglés), y al mismo tiempo para construir una ficción sobrenatural con los sustos prefabricados de turno.

Y es una pena, porque desaprovecha una ambientación inmejorable con los jump scares más tópicos del género. ¿Qué mejor y más terrorífica casa encantada que un monasterio de piedra, repleto de túneles y pasadizos a la luz de las velas, personajes siniestros que ocultan su rostro bajo una capucha, cantos eclesiásticos de fondo y un sinfín de imágenes religiosas (cruces, imágenes de gente mutilada, sangrando, agonizando…)? En lugar de eso, la acción se traslada a la habitación de hostal de nuestra protagonista, donde Gens recurre una y otra vez a la cortina de la ducha, el espejo del baño, la puerta que se abre sola, el perro que ladra de repente, etc.

Está claro que a Gens se le da mejor el splatter que el terror psicológico, y no sabemos qué es lo que le ha impedido desarrollarlo en una ocasión inmejorable, pero perdida.

Fran Chico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.