#SITGES50 DÍA 7: APOCALIPSIS

Sobrepasamos el ecuador del festival indagando en el apocalipsis, ya sea zombie, alienígena, bíblico o de origen desconocido. Comenzamos el día con dos películas muy parecidas, Stephanie (Akiva Goldsman) y Thelma (Joachim Trier). Sin entrar en muchos detalles, para evitar spoilers, ambas tratan el desarrollo de niña a mujer y la perspectiva de los padres desde dos ópticas distintas: la primera con los sustos y el aura fantástica de la productora Blumhouse, la segunda más cercana al drama psicológico de Carrie o Crudo. Ambas pecan de previsibles y olvidables, aunque la segunda gana en la batalla particular.

Kiyoshi Kurosawa, que vendrá al festival, ha realizado en Before we vanish una invasión alienígena tirando de humor y moñería. Un trabajo bastante más ligero que los de su última etapa, que bien podría llevar por título algo como “mi novio es un extraterrestre” o alguna chorrada así. Lo cierto es que se agradece que un director como él se olvide por un momento del cine con ínfulas y se (nos) regale una película simplemente para disfrutar.

Algo parecido a Matar a Dios, el debut en el largo de los responsables de, entre otros, el multipremiado corto Nada S.A., los españoles Pintó y Caye. Otra comedia fresca, sin pretensiones, sobre una nochevieja en familia en la que aparece Dios, un enano barbudo y malhumorado, anunciando el fin del mundo. El reparto está espectacular y hace que la película, que comienza bien pero se va desinflando, no decaiga del todo.

Y si hablamos del fin del mundo no podían faltar los zombies. Ración doble en la maratón con Dead Shack y Anna and the Apocalypse. La primera es la típica película de Midnight Xtreme en Sitges: personajes graciosos, gore decente, cabezas explotando y escena de armarse hasta los dientes para el último tramo. Quizá sea porque lo hemos visto mil veces, pero no pasa de correcta. Con Anna and the Apocalypse sí nos sorprendieron, ya que se trata de un musical al más puro estilo High School Musical que intenta romper un poco las convenciones del género de película de instituto a través del género zombie. Va de más a menos, pero para más de uno será el guilty pleasure de esta edición.

Mañana toca recuperar fuerzas, pero esperamos poder ver el documental Caniba y la “gondryniana” Dave made a maze.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.