#SITGES50 DÍA 4: LA CALMA TRAS LA TEMPESTAD

Domingo, se acaba el fin de semana y comienzan a partir los invitados a la inauguración del 50 aniversario. La cancelación del evento de Stranger Things y una programación menos atractiva se empieza a notar en el festival, que se recupera poco a poco de la resaca que supuso la avalancha de público del día de ayer.

Comenzamos el día con Bushwick, cinta de acción protagonizada por Dave Bautista y rodada en un falso plano secuencia por Jonathan Milott y Cary Murnion. Una invasión militar de origen desconocido asola Nueva York en esta película que, sin llegar a aprovechar del todo su “virtuosismo” técnico (que no es tal, ya que ni se molestan en disimular los empalmes de planos) además tiene una irregularidad rítmica bastante importante. Tiene una premisa (el motivo de la invasión no lo desvelaremos, pero es una buena idea) que daba para mucho más.

Patrick Brice ha venido al festival a presentar Creep 2, la secuela de la cinta de 2014 que, a pesar de su tibia acogida en la edición de hace 3 años (aquí la defendimos), cada vez tiene más seguidores. Creep 2 mantiene el humor negro, el mal rollo y la naturalidad de la original y le añade una tierna y entrañable historia de amor, con Mark Duplass tan genial como en la primera parte. La mejor del día.

La peor fue Marrowbone. Con diferencia. Aunque ha tenido mejor recepción que en su paso por San Sebastián, el debut en el largo del guionista habitual de JA Bayona, Sergio G. Sánchez, no ha terminado de convencer. Su inicio prometedor se diluye en una colección de tópicos del cine de terror español del s.XXI mal conjuntados, que incluso deriva en humor involuntario. Decepcionante.

A continuación vino el turno de La serpent aux mille coupures, de Éric Valette. Adaptación la novela de Hervé Albertazzi (DOA), funde en una trama de acción al cártel colombiano, un mercenario asiático, un terrorista islámico y el racismo de un pueblo francés. Le sobra metraje en la presentación y desarrollo de cada una de las tramas, pero cuando por fin empiezan a encajarse y a confluir tenemos la batalla final esperada. Aunque el mensaje no queda claro, si el prota es un terrorista…

Y para terminar, una comedia que le ocurre algo parecido que a la anterior película. Monjas reprimidas sexualmente soltando tacos en una abadía en la Edad Media. En principio suena bien. The little hours (Jeff Baena) junta a un reparto cómico excepcional (John C, Reilly, Alison Brie, Dave Franco, Aubrey Plaza, Kate Minucci, Molly Shannon…) en una película cuya primera hora es floja en argumento, ritmo y risas. Después viene el giro al fantástico y, aunque la cosa despega un poco, tampoco lo hace del todo.

Mañana veremos la adaptación de Xavier Gens de La piel fría y la película número 100 del gran Takashi Miike, Blade of the inmortal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.