#65SSIFF DÍA 6: REIVINDICANDO LA “SPANISH SHAME”

Monica Bellucci ha recogido el tercer y último Premio Donostia de esta edición, recordando una carrera en la que ha hecho prácticamente de todo, e incluso arrepintiéndose de algunos papeles por “bestias” (Irreversible?).

En Sección Oficial no han convencido nada las propuestas de Ivana Mladenovic (Soldiers Story From Ferentari) y Urszula Antoniak (Beyond Words). En un alarde de anticipación, las hemos esquivado para meternos a ver la “perla” Happy End, de Michael Haneke. Craso error. Una comedia sin gracia, soporífera, sobre una familia burguesa (cómo no) y sus problemas del primer mundo. Haneke mete imágenes grabadas con móvil, lenguaje sms, conversaciones de facebook y modernidades solo para acabar demostrando lo viejo que es. Insufrible.

El resto de la jornada tuvimos mucha más suerte. Nos refugiamos en Zabaltegi-Tabakalera y en el cine español de la “spanish shame” y el humor alternativo con el documental Muchos hijos, un mono y un castillo y la serie Vergüenza, de la que se proyectaron sus 10 capítulos del tirón. Protagonizada por Javier Gutiérrez y Malena Alterio, el serial de Juan Cavestany ahonda en la comedia incómoda de decir lo que no hay que decir y estar donde no hay que estar. En el arte de cagarla y huir hacia delante. Esa vergüenza ajena tan española que provoca momentos hilarantes y demuestra que hay vida en la comedia televisiva española más allá de los eternos capítulos de 2 horas de subproductos de Telecinco y Antena 3. Por su parte, Gustavo Salmerón y familia (sobre todo su madre, Julia) retratan la crisis española en Muchos hijos, un mono y un castillo desde un humor costumbrista y natural, el de resignarse ante las adversidades y el de tomarse con optimismo y alegría lo que venga. Que al fin y al cabo es lo único que nos queda. Va de cabeza hacia un merecido Goya al mejor documental.

El cine español y la comedia siguió alegrándonos el día con la adaptación de el musical teatral La llamada, por parte de un dúo de directores que darán mucho que hablar: Javier Calvo y Javier Ambrossi. Una mezcla de religión, romance, reguetón y buen rollo comandado por las geniales interpretaciones de Macarena García y Anna Castillo, que sin embargo se ven eclipsadas por una descomunal Belén Cuesta.

La guinda vino con mother!. La inclasificable metáfora ecologista y religiosa de Aronofsky, Lawrence y Bardem ha dividido (como no podía ser de otra manera) a la prensa entre los que la califican de estafa y los que la tachan de obra maestra. Nosotros, deseando poder gastar un segundo visionado, somos más afines al segundo grupo.

Mañana se proyectan en SO La vida y nada más y The disaster artist, con la presencia de los hermanos Franco. También tendremos ocasión de ver Fe de etarras y comprobar si la polémica está justificada (spoiler: nunca).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.